Gabriel_Garcia_Marquez_800x669

La Universidad de Texas pagó 2,2 millones de dólares por el archivo personal de Gabriel García Márquez, que será expuesto para consulta en el centro Harry Ransom de humanidades del campus de Austin, que posee uno de los archivos más grandes del mundo disponible para consulta. Entre los objetos más valiosos del archivo destacan el documento definitivo de “Cien años de soledad”, que el nobel entregó a la imprenta en 1967, y uno de los pocos manuscritos que existen de “En agosto nos vemos”, su novela inédita.

El Centro Harry Ransom tiene una de las colecciones literarias más importantes de Estados Unidos, con objetos de James Joyce, Ernest Hemingway, Jorge Luis Borges o William Faulkner, entre muchos otros.
La familia de García Márquez, fallecido el 17 de abril de 2014, negoció la cifra el pasado verano por todos los papeles y objetos relacionados con su obra que el escritor guardaba en su casa de México DF. El material, compuesto por decenas de miles de papeles, fotos y tres ordenadores, llegó a Austin el 16 de diciembre pasado y se podrá consultar una vez catalogado, probablemente a finales de este año.

La familia insistió cuando se hizo pública la noticia de la venta que la elección del centro Harry Ransom de humanidades no había sido en función del dinero. Se trató de una oferta exclusiva. La familia decidió venderlo a este centro por su excelencia en la conservación y catalogación de manuscritos.
El centro Harry Ransom de humanidades posee uno de los archivos más importantes del mundo disponibles para consulta. La institución pagó 5 millones de dólares por los papeles de la investigación del escándalo Watergate, manuscritos por Bob Woodward y Carl Bernstein. En 2008, pagó 2,5 millones por el archivo personal de Norman Mailer. El archivo de J. M. Coetzee le ha costado 1,5 millones, los papeles privados de Don DeLilllo, medio millón. El centro posee en total 42 millones de papeles manuscritos, entre ellos los archivos personales de James Joyce, Arthur Miller o David Mamet.

La Universidad decidió no hacer pública la cifra pagada por esta adquisición. Según El País de Madrid, el director del centro Harry Ransom, Steve Enniss, explicaba el pasado diciembre que para él era importante mantener estas cifras en secreto pues reducía su margen de negociación en futuras adquisiciones.
El archivo de García Márquez era la primera adquisición relevante del mundo literario latinoamericano para el centro Harry Ransom, que es una referencia mundial de humanidades. Dado que García Márquez es uno de los más grandes autores en lengua española de la historia, la cifra pagada por sus papeles es una referencia. La agencia Associated Press reclamó el dato en virtud de las leyes de transparencia de Texas. La fiscalía del Estado le ha dado la razón.

Fuente:
www.cultura.elpais.com
www.es.noticias.yahoo.com/

Fotos: FNPI y matemolivares.blogia.com