Niños de segundo y quinto año de la Escuela N° 71 compusieron una canción y están viviendo la experiencia de grabarla en un estudio, algo que parecía un sueño. Sin embargo, el proceso realizado en los últimos meses junto a sus maestras es una clara demostración que vale la pena atreverse a soñar.

Al realizar la cobertura periodística de un festival de coros de instituciones de Educación Pública de nuestra ciudad realizado a iniciativa de la Escuela N° 71 nos enteramos que una de las canciones del repertorio había sido escrita por una de las maestras del centro educativo pero, la sorpresa fue mayor cuando supimos que niños de segundo y sexto año habían compuesto una canción en el salón de clases y que están grabándola en un estudio, dispuestos a hacer conocerla fuera de la comunidad educativa, divulgándola en CD una vez finalizado el trámite de registro de derechos de autor.

«Ella en mi vivir» es el nombre de la canción, de la cual una maestra escribió cuatro versos y

cuya letra fue escrita enteramente en forma colectiva a través del ejercicio de «lluvia de ideas» en el pizarrón. Sin embargo, todo esto es el resultado de un proceso de aprendizaje y conocimiento desarrollado desde principio de año en esta escuela ubicada en la zona Sureste de la ciudad.

«Hay dos proyectos paralelos: por un lado tenemos el coro de la Escuela, en el que participan 64 niños de manera voluntaria y –sin selección de voces– son quienes cantaron la canción de la Escuela en el festival. Por otra parte, este año trabajamos en un proyecto coordinado entre segundo y sexto año, consistente en tutorías para trabajar en la plataforma virtual Crea, creada por el Plan Ceibal, el cual tuvo distintas instancias y es en una de ellas que terminamos creando esta canción llamada ‘Ella en mi vivir’, que está dedicada a la música», explicaron las maestras Andrea Canale (2° año) y Liliana Leyera (5° año).

Como los niños de segundo año no tenían experiencia en el uso de la computadora del Plan Ceibal, la propuesta consistió en que los niños de quinto año cumplieran la función de tutor, asignando uno a cada niño de segundo para que lo guiara en su aprendizaje. Trabajaron en un aula virtual compartida, donde las docentes proponían diferentes propuestas, participaron en foros y establecieron un entorno colaborativo de aprendizaje.

Aproximación a la música

Coincidió en ese momento la llegada a la escuela de dos estudiantes mexicanas, Alexandra y Carla, que «vinieron becadas a Paysandú porque les había llamado la atención el nivel artístico que tiene nuestra ciudad». «Eso fue una sorpresa para nosotros porque era algo que desconocíamos», dijeron las maestras.

«Ellas empezaron a contarnos sobre la música mexicana y sus instrumentos y los alumnos se interesaron mucho en ese tema; encontramos una web que se llama ‘Aprendiendo Música con las TICs’ y fue muy bueno trabajar con ella porque los niños pudieron ver que la música es un lenguaje diferente al de la escritura y la oralidad. A través de diferentes propuestas interactivas que plantea este sitio web, ellos pudieron escuchar notas, reconocerlas, escribir notas musicales y ubicarlas en un pentagrama, por ejemplo».

La siguiente etapa fue trabajar con temas de cantautores nacionales analizando «en qué se basa un autor para poder escribir, que piensa, qué siente, qué lo lleva a componer». «Leyeron biografías de autores y letras de cantautores. Por ejemplo, analizaron la letra de la canción ‘La única voz’ de No Te Va Gustar, leyeron la historia de vida del autor de la letra (el vocalista del grupo). Fue ahí que empezamos a hablar sobre los sueños que teníamos: algunos niños querían ser periodistas, chef, pilotos, etc. Cuando les dijimos que nuestro sueño como maestras era que ellos pudieran grabar una canción les pareció una locura, algo imposible». «No maestra, no se puede», nos decían.

Sin embargo, el lema de las Escuela 71 –y también la canción que la identifica, cuya autora es la maestra Andrea Canale– es “Vos podés”, un mensaje que alienta a superarse y aprender, a buscar motivos para avanzar.

¿Cómo nace una canción?

Por eso, decidieron seguir adelante en su experimentación con la música y avanzaron hacia la composición de letras de canciones. Una primer actividad consistió en cambiar la letra a una canción conocida utilizando la misma música. Así nació la canción «Nuestra escuela» que tiene la música de «Santa Marta» pero con una letra totalmente diferente que toma como tema a la Escuela 71.

«Después surgió la posibilidad de ser cantautores y componer una canción sobre música. Un día le trajimos la canción ‘Tu piel en mi guitarra’, de Alejandro Lerner y Ricardo Montaner, que habla de lo difícil que es componer, que a veces se intenta y no sale nada», recordaron las maestras.

Sabiendo que es difícil, pero se puede, avanzaron hacia el terreno de la composición. Las maestras propusieron un par de versos para una canción propia. «La verdad es que a nosotras no se nos ocurría qué más poner y se lo dijimos a los niños. Les propusimos pensar qué era la música para cada uno de ellos y escribir esas ideas en el pizarrón. Dijeron cosas que no se nos habían ocurrido, hermosas realmente».

Los niños hilvanaron versos. La maestra Analía aportó la melodía y cuando terminaron de crear la letra la grabaron en un celular para que el técnico de un estudio de grabación que podría ayudarlos, la escuchara.

«A pesar del ruido de la escuela y el bullicio que suelen hacer dos clases juntas, ese día no volaba una mosca. Fue maravilloso», dijeron Analía y Liliana.

La locura ya no era tan locura. El estudio de grabación hizo una pista, la maestra aportó la voz guía, los niños de segundo y quinto año empezaron a ensayar para grabar. Los niños, por su parte experimentaron desde un nuevo lugar sus roles como creadores. “Hubo algunos que no quisieron cantar y asumieron el rol de compositores y otros que también eran compositores pero querían cantar, ellos son cantautores”.

Estreno y registro

El estreno público de la canción fue en el encuentro de coros realizado en el Liceo N° 1. Pero además, el proyecto fue presentado a las Feria Departamental Ceibal, donde obtuvo un premio que les permitirá a la Escuela presentar su proyecto en la Expo Aprende (Ceibal), que se realizará en el Auditorio del Sodre (Montevideo) en los próximos días, tratándose de una posibilidad de intercambio y aprendizaje entre docentes que realizan proyectos educativos y didácticos innovadores.

Los escolares, por su parte, luego de investigar qué es el derecho de autor y el registro de creaciones en AGADU, avanzan en el registro de su canción. “La canción será registrada a nombre de los alumnos de segundo año A y quinto año A de la Escuela N° 71 generación 2013, para lo cual –por tratarse de menores– se necesita el aval y documentación de los padres de cada uno de los alumnos de ambos grupos. Es un trámite complejo pero no imposible y ya estamos reuniendo la documentación, lo haremos”, dijeron.

Por otra parte, ninguno de los alumnos conocía un estudio de grabación. “Había mucha expectativa y nerviosismo entre los niños respecto a la grabación y está siendo una gran experiencia para todos nosotros, con beneficios positivos en múltiples aspectos. Esta es una escuela con alumnos de diferentes contextos socioeconómicos y había uno que pensaba que para él era imposible ir a un estudio de grabación, que no lo iban a llevar. Verlo en el estudio y su carita de emoción, es maravilloso, impagable”.

En cuanto al futuro, la idea de docentes y alumnos es que, una vez registrada la canción, se difunda en diferentes ámbitos. Por ahora, disfrutan de lo que han logrado con tanto esfuerzo a partir del momento en que se tomaron verdaderamente en serio la posibilidad de atreverse a soñar y pensar que así como las canciones pasan por un proceso de creación antes de materializarse en una letra y música, cada uno de nosotros puede imaginar que le gustaría para sí mismo y caminar hacia ese objetivo pensando que en verdad se puede.

Dicho por ellos

Nos sentimos orgullosas y contentas porque muchas personas vieron nuestra canción, tenemos muchas ganas de grabarla para que más personas la lean y escuchen y que sepan que nuestro lema vos podes nos alentó a seguir y alentarnos para que salga una bella canción”. Agustina, Wanda y Katy.

Me siento orgulloso de estar con todos mis amigos cantando juntos, es una alegría enorme cantar una canción que hicimos con todos mis compañeros”. Daniel.

Texto de Carol Guilleminot, originalmente publicado en la revista Quinto Día.