Soy de esas personas que necesita cierto orden en el escritorio para poder empezar escribir.  Sin embargo, lo normal es que se encuentre un poco desordenado, así que empezar siempre cuesta doble. Hoy mientras miraba los cajones de un viejo mueble, pensé que podía hacer algo con ellos: un organizador de escritorio.

Así, que tomé uno, lo lijé un poco y le di una mano de pintura blanca y cuando secó una mano de pintura celeste encima.  Celeste cielo, como el de los mejores días de las últimas vacaciones.

organizador collage2

Mientras se secaba preparé impresiones en unas hojas de un antiguo diccionario que ya no vale la pena restaurar aunque está totalmente aprovechable para proyectos de este tipo.

El siguiente paso fue pasar algo de lija para hacer desgastes en los bordes y en frente y costados.

Al colocar el papel en el fondo del cajón ¡empezó a cambiar completamente!

organizador3

¿Qué mejor que un decoupage de rosas para el toque final en el frente?

Algunos libros y un frasco con caracoles que juntamos en la playa….y ¡listo!

C360_2015-02-22-11-47-05-752

Parece mentira como con poquita cosa algo que dormía en el galpón del fondo, cobró nueva vida y nueva utilidad…mientras recuerda el celeste del cielo, el mar y las horas lentas de las vacaciones y el aroma de una de las flores más bonitas de cualquier jardín…

 organizador

 ¿Les gustó? ¡Hasta la próxima!