Foto de Onir, vía Flickr CC

Las nuevas tecnologías han aportado nuevos instrumentos de trabajo a los periodistas, entre ellos los apartos que permiten grabar voz en forma digital y luego trasferirla fácilmente  a la computadora, editar y subir el audio a Internet o simplemente archivarlo para un uso posterior o como respaldo.

Pareciera que estas nuevas posibilidades han eliminado la necesidad de usar lápiz y papel. Sin embargo, cualquier periodista con cierto oficio sabe que la libreta de apuntes es insustituíble y no debe faltar en el bolsillo del caballero o la cartera de la dama.

En lo personal, uso grabador digital y aprovecho sus ventajas, pero jamás me falta una libretita de apuntes fácilmente ubicable.  La considero un elemento fundamental de trabajo para tomar notas mientras entrevisto,  asisto a conferencias de prensa o simplemente observo una determinada situación.

Ella me ayuda a armar el “esqueleto” de lo que luego escribiré. Viendo esas frases sueltas pero sumamente importantes uno concibe más fácil la “arquitectura” de lo que luego será una noticia, crónica o entrevista.  Y, al  poner por escrito lo medular del asunto resulta mucho más fácil concebir un título si es que en el camino de regreso a la redacción aún no ha surgido en mi cabeza.

¿Dónde aprendí a tomar apuntes? En la Secundaria. Nadie me enseñó específicamente (si bien creo que los dictados y resúmenes de la escuela y el gusto por la lectura sentaron las bases para que pudiera hacerlo) pero los profesores hablaban rápido y había que registrar lo que decían para luego pasarlo al cuaderno.  No es fácil aprender a hacerlo y es algo que –hasta donde sé– tampoco ahora se enseña.

Sin embargo es una habilidad muy valorada en cirtos ámbitos y que ayudará muchísimo  a cualquier estudiante, hombre de negocios y ni qué hablar a los periodistas.

¿Qué es necesario para tomar buenos apuntes? Bastante más que lápiz y papel.

Hay que saber escuchar y ser capaz de escribir y seguir escuchando al mismo tiempo, adquirir la habilidad de resumir ideas en pocas palabras, tener un buen manejo del lenguaje,  escribir rápido y hasta inventarse algún sistema de abreviaturas que luego uno pueda entender.

También hace falta práctica, mucha práctica. Y si tenemos la costumbre de leer, mejor aún porque es bien cierto que se aprende a escribir y se mejora la escritura leyendo.

A continuación, les dejo un enlace con 5 claves para tomar notas en forma eficaz