Cuando empieza un nuevo año, está bueno plantearse nuevos propósitos. Desafíos. Asumir que no tenemos por qué quedarnos con las ganas de hacer cosas que nos gustan hacer. Aunque, claro está, nunca sabremos si luego llegarán a concretarse realmente…

El asunto es que pocas cosas pasan por arte de magia. Y para mí, las casualidades no existen. Son siempre causalidades. Pues bien, una causalidad me ha traído un cambio drástico de perspectiva y un reordenamiento de propósitos.

collage lavanda22

Mi nuevo propósito no es plantar más lavandas en el jardín. Aunque me gustan muchísimo desde que conocí su aroma siendo muy pequeña, en una de las cajitas de jabones que ponía siempre mi abuela entre la ropa perfectamente apilada de su ropero. La cajita con dibujos de lavandas estaba entre la ropa blanca. Y a veces, yo abría esa puerta del ropero de mi abuela sólo para meter la nariz dentro y sentirme transportada a un inmenso e imaginario plantío violeta.

collage lavanda33

El otro día estaba frente a mi única y florecida planta de lavanda y me acordé de las sábanas blancas de mi abuela. Entonces fui por unas tijeras. Le corté todas las flores. Hice unos ramitos chiquitos primeros. Y después otros grandes. Y los até con una de mis cintas de manualidades.

Lavanda-collage11

Pensé en regalarlos. Y después me acordé de un tarrito que había comprado hace un tiempo y hasta ahora servía de portalápices. Terminé haciendo una sesión de fotos sin destino específico.

Lavanda-slow

Hasta que me acordé de este pobre y largamente abandonado blog. Nada de eso es casualidad. Mi nuevo propósito no es ir a un campo de lavanda como el de esta foto tomada de la web (aunque me encantaría).

campos lavanda provenza

  Tampoco es adornar el recibidor, aunque ahora está más lindo y además del ramo haya incorporado otras florcitas de lavanda porque la planta rejuveneció y ¡ha quedado tapada de flores en tan sólo una semana!.

lavanda ulti22

Mi propósito es escribir. Escribir sin obligación. Sólo con ganas. Es probable que eso no de dinero, pero seguro te llena el alma.

escribir