Hace años que no veía en vivo y directo una jaula de pájaros. Sin embargo, un día que fuimos de excursión a la costa del río Uruguay encontramos tirada entre los árboles una que alguien había utilizado como parrilla, posiblemente para asar chorizos .

La verdad no parecía gran cosa pero… a veces lo atropellan a uno esos arrebatos de inspiración o un optimismo tal que somos capaces de verle potencial hasta lo que otros han considerado que ya no sirve para nada. El caso es que la imaginé pintadita de blanco y con plantas adentro…y entonces la jaula viajó de regreso con nosotros.

Ahora, un domingo tranqui nos dio la excusa para hacer algo con ella. Y miren ¡qué transformación!

¡¡¡Esta sí que pasó a mejor vida!!! 🙂

Antes de pintarla hubo que sacarle el tizne y la grasa que tenía (¿adivinan a quién le tocó el trabajo pesado…sí!! a mí) y enderezarla un poco a golpes de martillo. También le quitamos algunos remiendos hechos con alambre, recuerdos de su vida anterior…

Para no ensuciarnos hicimos delantales de emergencia con un par de jeans en desuso… (mi compañerita filmó en cámara rápida…por si alguien quiere saber como se hacen ¿vio?)

Quedaron así…

 

Ahora sí, ¡manos a la obra!

(Lo ideal hubiera sido usar pintura en aerosol, pero no teníamos y era domingo).

 

El paso a paso no lo tenemos porque estábamos muy ocupadas, pero pueden imaginárselo.

Finalmente, elegimos algunas suculentas y plantas con guías colgantes para que puedan lucirse en la renovada jaula.

Así se ve de lejos…

¿A qué no parece la misma jaula?!!!!

Nos encantó 🙂 ¿Y a vos?

Written by Rotafolio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *