Hacía calor, mucho calor en el centro de la ciudad. El termómetro callejero instalado frente a un comercio marcaba casi 40 grados. A las seis de la tarde casi no se puede salir a la calle estos días salvo por una urgencia, o por trabajo. Por esto último dejé el agradable ambiente de aire acondicionado de la redacción y salí a hacer una nota.

Como todo el mundo, iba por la vereda de la sombra, la única que tiene transeúntes cuando reverbera el sol, cuando la ví. Venía en dirección contraria a mí con un bebé más o menos de la edad de mi hija pequeña en brazos. Lloraba y hacía pucheros: la madre, no el bebé.

Me detuve y la miré. No veía, hablaba por teléfono mientras las lágrimas le corrían por la mejilla. Caminaba rápido y pasó como un rayo por mi lado.

¿Qué cosa hace llorar de esa manera en plena calle a una mujer? Seguí caminando, imaginando una respuesta al dolor de la desconocida y que seguramente no tengo el derecho a saber. Sin embargo, su imagen me persiguió el resto del día. ¿Qué cosa hace llorar así a una mujer? Mejor no pensarlo.

Foto: Osvaldo Gon (Flickr, CC).

Escrito por carol

Periodista, docente, bloguera, redactora de contenidos para medios digitales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *