tierra-de-la-esperanza-libro

Con un excelente marco de público fue presentado el libro «Tierra de la Esperanza» en la localidad del misno nombre el pasado 12 de noviembre, y en el Aula Magna de la Sede Paysandú del Centro Universitario Regional Litoral Norte (UdelaR), el 22 del mismo mes.

En la primera instancia, la presentación fue realizada durante la jornada inaugural de la 16a. Fiesta de la Alimentación y Artesanía de Pueblo Esperanza, con participación de aproximadamente 500 personas. La misma estuvo a cargo del equipo del Proyecto Tierra de la Esperanza (FCC-MEC), del cual forma parte la autora del libro, Carol Guilleminot Coello. En la ocasión, el equipo realizó un reconocimiento a personas e instituciones que han brindado su apoyo al proyecto o aportaron documentos y testimonios a la investigación que sustenta el contenido de la publicación.

presentacion-puebloesperanza

La segunda presentación, realizada en la ciudad de Paysandú, estuvo a cargo del señor Andrés Oberti, integrante de la Comisión Departamental de Patrimonio y responsable de la Hemeroteca de Diario El Telégrafo, y las integrantes del proyecto Laura Doyenart y Virgninia Pérez, así como la autora del libro. La conducción estuvo a cargo de la Lic. Mónica Cabrera. Asimismo, hicieron uso de la palabra Emiliano Techera, en representación del Grupo de Jóvenes de Pueblo Esperanza y Silvana Inda, bibliotecaria de la Biblioteca Comunitaria de Esperanza. Como cierre de la presentación, la autora reseñó algunos aspectos de la escritura del libro y leyó el prólogo del mismo.

presentacionpaysandu-6

ESPERANZA TIENE QUIEN LE ESCRIBA

«Tierra de la Esperanza» reúne 12 historias de este pueblo del interior de Paysandú  y 80 páginas de una cronología que comienza en 1877 y culmina en 2016. El libro es uno de los productos de un proyecto sociocultural desarrollado en la localidad con la finalidad de favorecer el diálogo intergeneracional, rescatar y conservar la memoria colectiva y las tradiciones locales.  El inmigrante, el agricultor, el obrero, el escolar, el ferroviario están reflejados en este trabajo  realizado en Esperanza que, por primera vez, dispone de un documento histórico de este valor.

La publicación contó con un arduo trabajo de investigación en el que Guilleminot contó con la colaboración de Laura Doyenart y Virginia Pérez, compañeras estudiantes de la Licenciatura en Bibliotecología. «No esperábamos que podíamos encontrar tanto pero se escribió una cronología de 80 páginas…y da para mucho más», comentó la autora, quien también estudió Literatura y se desempeñó como periodista en El Telégrafo. «Este libro tiene muchas vivencias personales, crecí en Esperanza y crecí escuchando historias. Cuando uno vive en un pueblo, las historias siempre están aunque hasta ahora Esperanza no tenía para leer sobre sí mismo», dijo.

En un artículo titulado «Esperanza tiene quien le escriba», diario El Telégrafo publicó expresiones de la autora durante la presentación, quien dijo que el libro intenta aunar el rigor científico y el amor a la gente utilizando «un lenguaje sencillo, cercano y accesible».  «Son conversaciones. Personas que hablan, que cuenta. Conversaciones entre las personas…y en ese tejido van surgiendo las historias que queríamos contar», dijo, al citar como ejemplo que Esperanza es la cuna del sindicalismo agrario en Uruguay. «Esperanza es chiquito pero dar para sustentar un libro y mucho más», sostuvo.

SENCILLEZ Y TRANSPARENCIA

«A la gente le gusta lo que hace y escribe Carol. En las páginas de este libro encontré a alguien que cuenta cosas, describe lugares, presenta personajes y revive recuerdos con dos marcados ingredientes: sencillez y transparencia. Se expresa en un lenguaje sencillo y natural, fácilmente entendible». «Todas las historias de la publicación son interesantes» y terminan  por realizar «un impecable» ejercicio de justicia a la historia local. «Viene a llenar un hueco que había por allí», subrayó.

«En cada lugar, en cada pueblo hay vidas, vidas muy ricas que con el tiempo se transforman en historias para contar. Y si es desde las raíces como lo hace este libro, mucho mejor. Todos queremos saber de dónde venimos, nuestros antecedentes. Todos tenemos esa necesidad», agregó Oberti.

«Tierra de la Esperanza tiene un valor testimonial y patrimonial», prosiguió y desafío tanto a Guilleminot como a Doyenart y Pérez a repetir este «excelente» trabajo con Constancia y Porvenir, porque Paysandú «es la única ciudad del mundo rodeada por estas tres virtudes: Esperanza, Constancia y Porvenir», dijo en alusión a los tres pueblos que rodean la capital del Departamento.

«EL LIBRO DE NUESTRA TIERRA»

«Somos integrantes del Grupo de Jóvenes de Esperanza y hoy estamos en un día muy especial para nuestro pueblo. Como ven tenemos el primer libro de nuestra tierra, la Tierra de la Esperanza. Yo creo que muchos hemos escuchado esas historias e incluso vivido alguna de ellas que, en un futuro, van a ser nuestro mejor tesoro. Nosotros como grupo hemos escuchado historias de nuestras familias y nunca nos cansamos de volver a escucharlas», dijo Emiliano Techera, adolescente integrante del referido grupo.

«Gracias a este hermoso proyecto por regalarnos este libro y momentos hermosos, ayudarnos a crecer como grupo y como personas. Les recomendamos el libro a todos», agregó.

presentacion-paysandu4«AL LEER EL LIBRO NO SENTIMOS EN CASA»

«Tierra de la Esperanza, un título cargado de significados para ese libro que es parte de cada uno de nosotros. Desde la biblioteca y Grupo de Jóvenes estuvimos en este proceso y ha sido lo mejor, pero se siente aún mejor cuando puedes leer y encontrarte allí…pero encontrarte de la manera de sentir que se te eriza la piel al leer. Es un libro que, sin duda ha sido realizado desde el corazón y quienes llevamos un pedacito de esa Tierra de la Esperanza en el alma, podemos realizar este viaje de la lectura y disfrutarlo de una manera increíble», dijo Silvana Inda, bibliotecaria de Esperanza.

Seguidamente, agradeció a Guilleminot y sus compañeras de proyecto «por haber trabajado junto a la biblioteca, al Grupo de Jóvenes y con la comunidad de Esperanza durante todo este tiempo. Queremos que esto continúe y que se sumen más a esta hermosa aventura».

«Además, sabemos que hubieron dos caminos paralelos en este proceso: el de rescatar la memoria colectiva y también esos espacios que se generaron donde creo que todos disfrutamos y nos sentimos de alguna manera una gran comunidad. Como dice Carol en el prólogo ‘…es posible que veas al menos un reflejo de tí mismo en las historias de este libro. Si eres como yo, un hijo o una hija de Esperanza, sentirás que estás en casa’ . Y es así sin duda, al leer el libro nos sentimos realmente como en casa. ¡Muchas gracias por este regalo!», agregó.

 

 

Galerías de fotos:

Presentación en Pueblo Esperanza

Presentación en Paysandú